El invierno puede ser un peligro para tu mascota, sobretodo si aún es pequeña o de edad avanzada. Por eso, tenemos que estar preparados y saber como reacciona nuestro perro o gato ante las bajas temperaturas. ¿Qué podemos hacer? A continuación algunos consejos básicos:

  1. Protege las patas

Para derretir el hielo o la nieve de las calles, se utilizan sales que pueden afectar las patas de tu mascota, dañando las almohadillas o irritando la piel que hay entre los dedos. En el segundo caso, hay que cortar un poco el pelo de entre las almohadillas, para evitar la acumulación de hielo nieve. Además, aunque puede resultar precioso caminar en un lago o río congelado, no es nada seguro, por lo que conviene atar nuestras mascotas con correos y lejos del hielo.

Productos que puedes utilizar: Gel protector de almohadillas Menforsan y Botas de protección para perros Walker Active

  1. Ropa de abrigo

Hay razas de perros, como los Huskies, que tienen capas de pelaje gruesas y dobles que actúan como aislante del frío. En cambio, los animales sin pelo o con un pelaje más corto y fino, necesitaran más protección. Debes asegurarte que el abrigo proporciona calidez y comodidad, sin limitar el movimiento. También es recomendable abrigar aquellas mascotas jóvenes, ancianas o pequeñas.

Productos que puedes utilizar: Abrigos de distintos tamaños y colores

  1. Refugio en casa

En situaciones de frío intenso, el cuerpo tira de la circulación lejos de las extremidades para mantener una temperatura central caliente. Por eso, las puntas de las orejas, las ptas y la cola son especialmente vulnerables ante las heladas. Para proteger a tu mascota, limita su tiempo al aire libre o proporcionale una casa bien aislada del frío y del viento. Procura que en casa esté en un lugar caliente y bien colocado, en una cama hecha a la medida, por ejemplo.

Productos que puedes utilizar: Manta térmica para perros y gatos Trixie, Manta polar Trixie, Casetas para perros y Camas para gatos

  1. Cuida su alimentación

Siempre es importante que tu mascota tenga una alimentación óptima, pero lo es especialmente en los meses más fríos, cuando los animales tienen que conservar la energía y el calor. Pero ten en cuenta que un animal acostumbrado a vivir en interiores, no necesitará aumentar la cantidad de comida.

  1. ¡Ojo con los productos tóxicos!

El anticongelante tiene un gusto dulce para los perros y, si acceden a él, seguro que lo lamerán. Si esto ocurre, consulta inmediatamente con tu veterianio, ya que la ingesta de anticongelante puede ser mortal.