Las arenas higiénicas para gatos han evolucionado mucho. Existen diferentes opciones comerciales que neutralizan los olores y aguantan varios días sin tenerse que cambiar, ayudándonos a mantener nuestro hogar limpio y libre de olores.

El mercado de la arena para gatos ha evolucionado mucho en los últimos años. De los primeros sustratos simples que tenían que cambiarse a diario, se pasó a un nuevo tipo de arena mezclada con bentonita, pero los olores eran un problema y solía generarse polvo cuando el animal lo removía.

Otra clase de sustrato mucho más evolucionado y que en la actualidad es el más utilizado, es el que se presenta en forma de perlas de sílice, capaces también de absorber los excrementos líquidos y de neutralizar casi por completo los olores. Apenas producen polvo y aguantan cerca de un mes en la bandeja. A medida que van filtrando el pipí cambian de color, adquiriendo un tono amarillento que nos avisa de cuándo tenemos que renovarla.

Tanto la arena como los areneros, son herramientas fundamentales en la higiene básica de todo gato.

¿Cuál es el arenero más indicado?

Es muy importante que el arenero se ajuste al tamaño de cada gato. ¿Cuál es el ideal? El que permita que al animal darse la vuelta cuando está dentro. No debe ser mucho más grande, ya que pueden sentirse inseguros. La mayoría de gatos prefiere una bandeja higiénica antes que un arenero cubierto, porque así pueden controlar lo que ocurre a su alrededor. Eso sí, los areneros cubiertos son más higiénicos que las bandejas. Por otro lado, es recomendable tener más areneros que gatos.

El lugar indicado para colocar el arenero es una zona tranquila, que no sea de paso, como el baño o el comedor. Es aconsejable cambiar de arena los primeros meses para poder saber cuál es la preferida de nuestra mascota.

Arena para gatos

Areneros y bandejas higiénicas para gatos

Loading Facebook Comments ...