El gato sphynx produce fascinación y curiosidad. ¿A qué se debe su falta de pelaje? Los gatos de esta raza tienen un gen recesivo, por lo que los felinos de estas características son escasos. Pese a esto, no es del todo cierto que los sphynx no tienen pelo, ya que están recubiertos de un vello muy fino y corto, prácticamente imperceptible a nuestros ojos, pero que no pasa desapercibido al tacto. Las orejas y los ojos suelen ser muy grandes, aunque siempre depende de la variedad que sea: existen la europea y la norteamericana.

Te contamos algunas curiosidades de los gatos sphynx:

  • La raza que conocemos en la actualidad procede de un matrimonio de granjeros de Minnesota. En 1975 se dieron cuenta de que su gato normal había parido un gato sin pelo. Epidermis, que así fue bautizado el primer espécimen, fue cruzado un año después con otro “sin pelo” al que llamaron Dermis.
  • Carecen de cejas y pestañas. Por eso, generan una especie de legaña para proteger sus ojos.
  • El gato Sphynx necesita de una alimentación especial. Poseen un metabolismo muy acelerado que les sirve como regulador de su temperatura, algo muy necesario al no tener pelo corporal. Esta es la razón por la que precisan más cantidad de comida que el resto de razas de gatos.
  • Los sphynx sudan. Al hacerlo excretan una sustancia oleaginosa que les ayuda a mantener hidratada su piel.

En Petclic puedes encontrar alimentación específica para esta raza de gatos con los sacos de pienso de Royal Canin.