Con la subida de las temperaturas las mascotas pueden sufrir un peligroso golpe de calor. Los gatos expulsan el exceso de calor por la boca pero no son capaces de eliminar el calor al mismo ritmo que los humanos. Por eso te proponemos unos cuantos trucos sencillos para ayudar a los felinos a protegerse del calor:

  1. Mucha agua y con hielo. El agua fresca es de gran ayuda y unos cubitos la mantendran fresca y apetecible.
  2. Un rincón fresco. Es necesario habilitar un rincón en el hogar que sea lo más fresco posible para nuestro gato. Mojar una toalla y meterla en la nevera toda la noche puede ser un accesorio adicional.
  3. ¡Helados! Solo necesitas tres minutos para preparar un helado casero apto para tu gato. Solo tienes que batir una lata de comida junto a un cuarto de taza de caldo de pollo sin sal y congelarlo.
  4. Patas mojadas. Las glándulas sudoríparas de los felinos no están repartidas por todo el cuerpo, sinó que se concentran en zonas como las almohadillas de las patas. Por eso refrescarles las patitas con agua fresca es un buen remedio contra el calor.
  5. La cama cerca del ventilador. Tu mascota agradecerá que coloques la camita donde pasa más horas cerca de un ventilador para mantenerse fresco.
  6. Cepillado y cortes de pelo. El cepillado diario es importante y en verano es fundamental. Los pelos muertos que se acumulan son una barrera que impide expulsar el calor, sobretodo en gatos con el pelaje largo.
  7. Piscina de plástico. Si tenes jardín o terraza puedes aprovechar para colocar una piscina de plástico para tu gato. La altura del agua no debe cubrirles las patas y dentro debes colocar algun juguete que le guste.