Es normal formularse esta pregunta ante todos los mitos que existen sobre este tema. Si tu mascota no come, o le apetece menos cantidad, el principal motivo será el efecto del calor en sus rutinas. Cuanto más calor, menos ganas tienen de moverse de los lugares con más sombra y frescor. Es necesario tener en cuenta que las mascotas necesitan menos aporte calórico en verano para mantener su temperatura corporal.

Otro factor a tener en cuenta es la luz. Hay expertos que consideran que el motivo principal para una reducción del apetito es el cambio en las horas de luz. Todo esto no quiere decir que nuestras mascotas no necesiten comer la misma cantidad, ya que lo que puede cambiar es su hábito. Es lógico que en las horas de más calor no les apetezca comer. Por eso, lo ideal es buscar las horas más frescas del día para alimentar a nuestras mascotas.

Finalmente, otro tema muy importante relativo a la alimentación de nuestros amigos peludos es la hidratación. Debes vigilar que nunca les falte agua fresca, ya que ellos no expulsan el calor corporal sudando, como nosotros, sino a través del aliento y de las almohadillas de los pies.