Para tener y pasear un perro considerado potencialmente peligroso debes tener una licencia tramitada por el Ayuntamiento de tu pueblo o ciudad. Es un trámite obligatorio, personal e intransferible, válido para todo el territorio español y que debe renovarse cada cinco años. No disponer de licencia puede suponer una sanción económica de 60 a 30.000 euros.

¿Qué es importante saber?

Ciertas razas de perros son consideradas potencialmente peligrosas por su tipología, carácter agresivo, tamaño o potencia de mandíbula. ¿Cuáles entran dentro de esta consideración?

  • Los que pertenecen a una de las razas siguientes o a sus cruces: akita inu, terrier staffordshire americano, bullmastiff, dóberman, dogo argentino, dogo de Burdeos, fila brasileño, mastín napolitano, pitbull terrier, presa canario, rottweiler, staffordshire bull terrier y tosa inu o japonés.
  • Los que han tenido episodios de agresiones hacia personas u otros perros.
  • Los que han sido adiestrados para el ataque y la defensa.
  • Los que presentan las siguientes características: fuerte musculatura, aspecto poderoso, robustez, agilidad, vigor, resistencia, carácter marcado y gran valor, cuello ancho, musculoso y corto…

¿Qué requisitos debes cumplir?

  • Ser mayor de edad.
  • No tener incapacidad para proporcionar al animal los cuidados necesarios.
  • No haber recibido una condena por delitos de homicidio, lesiones o torturas, o por delitos contra la libertad o la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública.
  • No haber recibido una condena por delitos de asociación con alguna banda armada o de narcotráfico.
  • No tener sanciones por infracciones en materia de tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Aportar un certificado de aptitudes físicas y psicológicas.
  • Tener un seguro de responsabilidad civil de daños a terceros con una cobertura mínima de 150.253 euros.
Compartir
Artículo anteriorEl baño del gato
Artículo siguiente¿Conoces al gato korat?