Las golosinas o snacks para mascotas son alimentos muy utilizados durante el proceso de adiestramiento. Pero, ¿dónde está el límite? ¿Cuál es la cantidad máxima adecuada? Primero de todo, es importante tener claro que los snacks de nuestro peludo no tienen nada que ver con las chucherías que comemos los humanos: nuestra comida puede ser dañina para ellos. Por eso, es importante premiarlos siempre con golosinas para mascotas.

Hay muchos tipos de snacks (galletas, barritas, huesos de cuero…) y con distintos sabores (pollo, cordero, pescado, pavo, pato…). Dar premios a nuestra mascota es muy positivo si los dosificamos bien, pero puede ser negativo si nos pasamos con la cantidad y la frecuencia. Debes tener en cuenta que si tu mascota:

  • Es un cachorro, existen snacks equilibrados para los pequeños.
  • Tiene sobrepeso, debes reducir la cantidad y la frecuencia, además de elegir golosinas bajas en grasa y azúcares.
  • Tiene alguna dolencia o alergia, debes tener en cuenta los ingredientes que llevan las golosinas. Ante cualquier duda es mejor consultar con tu veterinario.

También es importante tener en cuenta que los snacks nunca deben sustituir la comida principal ni deben actuar como complemento habitual. La mascota debe entender que la golosina es un premio o una recompensa, no una costumbre.